Inicio

Conoce más...

Te ofrecemos en este sitio web, diferentes medios para que puedas conocer y aprender de la palabra de Dios. Esperamos que el material sea de mucha bendición para tu vida.

Nuestra Misión como iglesia.

Comunicar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo a toda criatura (Marcos 16:16) Cristo dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.. El que creyere y fuere bautizado será salvo (Marcos 16:15, 16) El evangelio es que "Cristo murió por nuestros pecados.. fue sepultado y resucitó al tercer día" (1 Cor. 15:1-4) ¿Leyó esto con atención? ¡Cristo murió por nuestros pecados! Esto le da a usted la oportunidad de ser salvo de la condenación eterna y morar con él por la eternidad. ¿Le interesa la salvación que él le ofrece? Bueno, si esto es así, le invitamos a que nos visite o se ponga en contacto con nosotros.

¿CÓMO PUEDES SER SALVO?

Le explicamos brevemente, en estos sencillos pasos, cómo entrar a la salvación y ser parte de la iglesia que Cristo fundó.

El Señor Jesucristo apareció a sus discípulos, después de haber resucitado, y comisionó a cada uno para que predicaran el evangelio, la buena noticia de que él había resucitado:
«Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.» (Mar 16:15 R60)

Usted necesita oír la buena noticia de que Jesús resucitó. Él murió, fue sepultado y resucitó al tercer día, y hoy está sentado a la diestra del Padre, ofreciendo la vida eterna. 

Después de oír el mensaje de que Jesús resucitó, usted necesita creer a ese mensaje. Usted necesita creer que Jesús resucitó y que es el único que puede perdonar sus pecados porque él es quien murió por nuestros pecados. El mismo Señor Jesús dijo a sus discípulos:
 «Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.» 
(Mar 16:15-16 R60) 

Usted también necesita arrepentirse de sus pecados. Darse cuenta de que ha pecado y que ello le ha separado de Dios, y que si quiere estar con él para siempre, debe arrepentirse. Es un mandamiento para todos en todo lugar:
«Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.» 
(Act 17:30-31 R60)

La palabra arrepentimiento significa: «cambio de mente», es decir, es un cambio de mentalidad, de pensamiento, en el cual usted reconoce que ha pecado contra Dios, y toma la decisión de no pecar más. Ese compromiso mental, se reflejara en su cambio de vida.

Después que ha reconocido que tiene pecado en su vida y se ha arrepentido, usted necesita confesar a Jesús como el Señor de su vida, como el Hijo de Dios. La Biblia dice:
 «Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.» 
(Rom 10:8-10 R60)



Usted necesita confesar con su boca que Jesús es el Señor. Entender que ahora, Jesús será el que tome las riendas de su vida y que usted se sujetará a él, viviendo conforme a su voluntad y no conforme a los deseos suyos.

Después que se ha arrepentido y confesado a Jesús como el Señor de su vida, después que usted ha creído al precioso mensaje de que Jesús resucitó, usted necesita descender a las aguas bautismales para recibir el perdón de sus pecados y al Espíritu Santo como regalo:
 «Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.»
 (Act 2:38 R60)

Es en el bautismo donde sus pecados son perdonados por nuestro Señor Jesucristo. Es donde la sangre de Cristo actúa y le limpia de sus pecados. Usted es sumergido en agua, muriendo así al pecado, y sale del agua para resucitar y comenzar una nueva vida: «¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.» 

(Rom 6:3-4 R60) 

Si le ha interesado esta información y quiere saber más o tuvo alguna duda, puede contactarnos a través de nuestra página de facebook: 

VISÍTANOS: