¡Y todo...por unos Pesos!

Omar Barajas Jiménez

Hola, ¿alguna vez has escuchado esta frase? Yo creo que sí ¿verdad? Quizás hasta tú has expresado: “y todo por uno pesos” o “y todo por unos mugres pesos”. Pero déjame decirte algo que quizás no sabes sobre esta frase; es posible que pienses que esta expresión sea prácticamente nueva, pero esto no es así, dice el predicador que no hay nuevo debajo del sol, y así es, ¿Sabías tú que esta frase es antiquísima? 
 
Claro, la idea de estas palabras la encontramos en la Biblia, no encontramos la frase tal como la mencionamos pero, lo que queremos decir sí. Por lo regular siempre que usamos tales palabras, es para decir algo despectivamente o porque no parece que sea algo tan importante como otra cosa con la que lo comparamos, por ejemplo: la gente hace algún trabajo “chueco” con tal de ganarse uno pesos, y cuando nosotros nos enteramos de eso, decimos esta frase.


Pues la misma idea está en la Biblia, mire por ejemplo, la historia de José “el Soñador” del que leemos en Génesis 37, donde se narra cuando él es vendido por sus hermanos a unos mercaderes, por la cantidad de 20 piezas de plata (37:28). Ellos no pensaron en el daño que causarían con esto, sino que, sólo pensaron en sacar provecho de su hermano.


Este hecho trajo como consecuencia, sufrimiento para su Padre Jacob, pues él le amaba mucho, tanto que al recibir la noticia de que ellos le dieron de que José había sido devorado por algún animal (37:33), -lo cual no era cierto- Jacob, no quería saber nada ya, pues solo deseaba morir y no aceptaba ningún consuelo (37: 34, 35), “y todo esto, por unos cuantos pesos”.
Pero no es el único caso, qué decir del Joven rico, que primero venía con todas la intenciones de obtener la vida eterna, pero cuando Cristo le dijo, que vendiera lo que tenía y lo diera a los pobres y después le siguiera, él se puso triste y regresó a su casa, despreciando la vida eterna, por sus bienes materiales que tenía (Lucas 18:18-23), él depreció la vida eterna, lo más hermoso, y todo... por unos pesos.


Pero, aun hay otro caso, y este quizás el más conocido, pues es el de Judas Iscariote, quien ofreció entregar a Cristo a los Fariseos y escribas, para matarle, y esto lo hizo obteniendo el jornal de un esclavo, que, en ese tiempo eran 30 piezas de plata. Él escogió ser el que entregara a Cristo para ser muerto, y no pensó en la consecuencia que le traería esto a su vida, le trajo como consecuencia, el suicidio, él perdió su vida por ganar unos pesos (Mateo 27:3-7). ¡Qué triste, verdad? Todo por unos pesos, ellos arriesgaron su vida por ganarse unos pesos, judas perdió su vida por unos pesos, el rico perdió la vida eterna por unos pesos.


Pero aún hay algo más triste en nuestros días, y es que muchos hermanos están poniendo en juego su vida por ganarse ¡unos pesos! Sí mi hermano, muchos cristianos, tal vez sin darse cuenta algunos y otros sí, ponen en peligro su vida eterna, ¿cómo es esto? Sencillo, Unos hermanos trabajan en cosas “chuecas” con tal de ganarse unos pesos, otros hermanos que tienen negocios propios que Dios les ha dado, prefieren faltar a la reunión de la iglesia, para abrir su negocio y ganarse unos pesos. –como si con esos pesos se hicieran ricos- Otros, tienen negocios en los cuales venden cervezas y cigarros, y lo hacen para ganarse unos pesos más, no tomando en cuenta con esto que están vendiendo enfermedad a las personas y algo más grave, que están comercializando el pecado, ¿acaso no es pecado tomar cerveza? ¿acaso no es pecado fumar cigarro? La Biblia enseña claramente que nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo 1ª Corintios 6:19-22. Pero eso no es todo, sino que unos no se ganan unos pesos sino que gasta unos pesos comprando algunos cigarros, comprando alguna cerveza etc. ¿Sabías hermano, que la cerveza contiene una parte de la marihuana, la cual ocasiona que la persona se haga adicta a esa bebida? Si hermano, muchos hermanos que venden o ingieren cerveza están comercializando con el narcótico y sin saber, se han convertido en unos narcotraficantes a menor escala.


Y todo esto... por unos pesos.




Hermano, ¿tienes algo que ver con esto? ¿tú que tienes algún negocio, comercias aún con esto con tal de ganarte unos pesos de más? ¿haces trabajos chuecos por ganarte unos pesos? ¿gastas algunos pesos en cigarros o cerveza? ¿Has pensando que al hacer esto, estás pecando contra Dios y por lo tanto estás poniendo en juego tu vida eterna que Dios te a dado? Sí, ¡date cuenta que la puedes perder si sigues en eso! Hoy que puedes enmendar el error, hazlo, pues cuando el Señor venga y estés ante su presencia él te diga que no puedes estar con él por ese pecado, tú tengas que decir: “Perdí ese privilegio que Dios, en vida, me dio...”


                                                                    “Y todo... por unos mugres pesos”


“He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.”