Te lo aseguro


                                                                     SAL. 145:19

INTRODUCCIÓN: 
¡Qué maravilloso es meditar en los cantos que entonamos, hermanos! Cada uno de ellos, nos ofrece en particular, un mensaje importante; a través de ellos expresamos algunos atributos de Dios, agradecemos lo bueno y maravilloso que ha sido con sus hijos, reconocemos su presencia, y manifestamos lo que él hizo, hace, y hará. También a través de los cantos recordamos lo que Dios ha hecho por nosotros y nos comprometemos a ser fieles, a seguir adelante a pesar de las circunstancias; de igual manera, en algunos otros, manifestamos nuestra confianza, nuestra seguridad, la firmeza de que Dios siempre estará, es decir, está y seguirá estando con nosotros, pues así lo prometió. (Mateo 28:20). Por esta razón es importante, que cuando estemos elevando cantos a nuestro Dios, meditemos en el mensaje que estamos transmitiendo. Y Hoy quiero compartir con usted el mensaje que trae un canto que, en lo particular me encanta…!PUEDO CONFIAR EN EL SEÑOR…NO ME VA A FALLAR!

I.- ¡PUEDO CONFIAR EN EL SEÑOR, NO ME VA A FALLAR!
     A.- Esta Frase manifiesta Una seguridad.
          1.- Una seguridad que es producida de una relación ya existente, porque ya se
               conoce en quien se está depositando la confianza.
          2.- Ya con anterioridad, se ha experimentado uno o varios acontecimientos en los
               cuales tal persona manifestó que podíamos ampliamente con fiar en él y que el
               resultado sería benéfico para nosotros.
          3.- En otras palabras, el mensaje es, “puedo confiar en el Señor, porque sé que no
               me va a fallar”.
     B.- Esta frase manifiesta también un contraste y a su vez una singularidad.
          1.- Que solamente es en el Señor es en quien puedo confiar.
          2.- Muchas veces las personas, y dependiendo de la situación en que nos
               encontremos, esperamos la ayuda, el apoyo y la seguridad de que hay alguna
               persona que siempre ha estado en estos momentos, cerca de nosotros y nos ha
               apoyado, pero lamentablemente, y cuando menos lo esperamos, tal persona nos
               falla. Es aquí donde está el contraste, las personas muchas veces nos fallarán,
               pero el Señor No, NUNCA, nunca lo hará.
      C.- Todos los hombres que permanecieron fieles a Dios, tanto en el Antiguo como en
            el Nuevo testamentos, manifestaron la confianza en Dios.

II.- SI EL SOL LLEGARE A OSCURECER…

     A.- Muestra el tipo de confianza que tenemos en Nuestro Señor.
          1.- Que venga los que venga, no nos moverá del la confianza que tenemos en
                Dios.
               a.- Moisés, por la confianza en Dios, fue que rescató al pueblo de Israel de
                    Egipto. ¿Tuvo temor?, ¿sintió desesperación en algún momento?, pero a
                    pesar de ello, rescató al Pueblo, porque confió en Dios.
               b.- David, en medio de gran persecución, y todo momento de su vida reconoció
                    que Dios estaría con él, tanto que en el salmo 145:18, 19 expresa: Psalm
                    145:18-19 8 Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le
                    invocan de veras. 19 Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el
                    clamor de ellos, y los salvará.”
              c.- Job, en medio de gran dolor que sentía, clamó y dijo: Job 19:25-27 25 Yo sé
                   que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; 26 Y después de
                   deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; 27 Al cual veré por mí mismo,
                   Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.
              d.- Y qué decir del apóstol Pablo, quien manifiesta momentos de soledad al
                   decir: 2 Timothy 4:16-18 6 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino
                   que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. 17 Pero el Señor
                   estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación,
                    y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 18 Y el Señor
                   me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea
                   gloria por los siglos de los siglos. Amén.


CONCLUSIÓN: 
Hermanos, este canto nos enseña, que podemos confiar realmente en nuestro Dios, vengan las circunstancias que vengan, nosotros podemos confiar en Dios. La última parte dice: “puedo descansar, puedo descansar”, y el salmista dijo, Psalm 4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. Es tiempo de pedir a nuestro Dios que nos siga guardando de todo, y sobre todo, confiar siempre en él. 



POR: OMAR BARAJAS JIMÉNEZ